Camino primitivo

Día 3: Bodenaya – Borres

“El mundo es un libro, y quienes no viajan leen sólo una página”

San Agustín

¿Os habéis despertado alguna vez con el Ave María de Schubert? Yo sí, solo una, y os aseguro que no lo olvidaré. Ha sido un despertar apacible, suave, encantador, místico, épico, mágico, bíblico. ¡¡Inolvidable!! Los templos existen, tíos. Pero no los de piedra alzados en honor a dioses inventados por los hombres, sino lugares donde confluye algo, dile energía, dile corrientes subterráneas, o sencillamente, dile bondad y humanidad. Y el albergue de Bodenaya es uno.

Ha hecho mucha pereza dejar Bodenaya. La cena comunitario, encontrarse la ropa doblada y limpia por la mañana, la música, el desayuno también comunitario… Pero nada es para siempre, dicen. Y parece que es verdad. David y Cris nos han despedido, uno por uno, con un cálido abrazo. Es la mejor manera de dejar Bodenaya.

El día ha empezado cojo, al menos para mí. Las ampollas me han impedido poder caminar con normalidad, sobre todo la primera hora. Así que poco a poco he ido hacia Tineo, donde he llegado acompañado de un mallorquín y su amigo valenciano, previa explicación de una parte de la vida de cada uno. Borres estaba más cerca.

A mi aire

A Tineo nos hemos separado, ellos se han quedado a desayunar y yo he aprovechado para coger equivocadamente la calle más empinada del pueblo, que me ha tocado hacer primero de bajada y después de subida. Ha sido un buen calentamiento de cara a la subida que nos esperaba a la salida de Tineo. Una vez terminada, he aprovechado para comer.

Una de las cosas que más me gusta de la montaña es comer donde te da la gana. Solo necesitas un lugar suficientemente cómodo para poner el culo. Nada más. Así que cuando la he encontrado, me he asentado, he sacado el pan, el aceite de oliva, el tomate, el queso, y el cuchillo. Y os aseguro que, durante unos minutos, me he sentido en la puta gloria. Comida de lujo.

Comiendo en el mejor restaurante del mundo camino a Borres
Comiendo en el mejor restaurante del mundo

El camino ha seguido, sin nada destacable, hasta Campiello, donde tocaba hacer provisión de comida y energía. Muchos de los peregrinos con los que había compartido noche a Bodenaya han llegado mientras hacía la compra, y se han quedado aquí, en un albergue recientemente estrenado. Será la última vez que coincidiremos. A pesar de la insistencia de algunos, he seguido hasta Borres, a un albergue menos recomendable, pero que era donde el camino me llevaba. Mi camino.

Silbando hacia Borres

Llegar a Borres es un momento, y yo lo he hecho silbando Do not forsake me, oh my darling, que es la canción de Solo ante el peligro (perdido estoy si me abandonas, y tal …), de forma inconscientemente premonitoria. En el bar, donde tienes que ir para registrarte y sellar, había un valenciano con quien habíamos coincidido la primera noche, y un grupo de gente que no conocía. En el albergue, un grupo de personas mayores, también desconocidos, con un grandísimo roncador haciendo siesta.

Me he instalado deprisa (instalarse en un albergue siempre lo es) mientras una chica, desde la ducha, cantaba Nino Bravo. No la he reconocido (cuando salió de la ducha, claro), pero ella a mí sí: era la chica del mapa del primer día. Se ha disculpado, diciendo que con gafas de sol y gorra hacía pinta de psicho-killer secuestrador de peregrinas. Era Magdalena, polaca, de 26 años. Vive en Londres y su color preferido es el rojo oscuro.

Magdalena, cuando ya no te ve como un secuestrador asesino
Magdalena, cuando ya no te ve como un secuestrador asesino

Tras intentar lavar la ropa a mano, y de pincharme un 12% de los pies, hemos ido al bar (en el albergue no se puede hacer nada), y hemos hecho un parchís de dos horas mientras se creaba un segundo grupo de peregrinos.

Los he abandonado cuando comenzaba el partido del Barça. Mañana toca la mítica Hospitales, la etapa reina del camino primitivo.

De Bodenaya a Borres

Total distance: 28646 m
Max elevation: 938 m
Min elevation: 628 m
Total climbing: 1004 m
Total descent: -1046 m
Tiempo total: 08:04:39

Galería fotográfica

Continúa en ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.