Oviedo

Día 0: Oviedo

“Viajar le hace a uno modesto. Ves qué pequeño lugar ocupas en el mundo.”

Gustave Flaubert

La vuelta de Edimburgo (los no iniciados podéis empezar aquí) fue extraña, intensa, inescrutable. La imagen que me ha quedado grabada es la de cruzar todo Newington y medio Edimburgo a las 4 de la mañana, lloviznando, en la oscuridad tan oscura y las calles tan poco iluminadas del norte de Europa, medio cojo, con la mochila de 14 kilos en la espalda y la pequeña y ligera en el pecho.

Catedral de Oviedo · Camino Primitivo
Catedral de Oviedo

En Escocia, a las 4 de la noche, las ciudades duermen. Poca gente había en las calles, un par de borrachos de fin de semana, un par de alcohólicos anónimos, y un grupo de jóvenes que abandonaba un piso donde la fiesta ya había terminado.

En medio de la noche cerrada, solo soledad. Y desorientación. E indefinición. E interrogantes y preguntas y un horizonte lejano y brumoso. Cuatro horas más tarde, aterrizaba en Barcelona con el karma descompensado y los chakras a tomar por saco.

El porqué del Camino

Y ahora, amable lectora, estarás pensando que para reequilibrar los chakras y poner el karma en su puesto decidí hacer el Camino de Santiago. Pues no. Lo hice por un motivo tan sencillo como que tenía un montón de días de vacaciones para gastar y no tenía pasta para invertir en ellos. Así que el Camino era una buena opción. Y me decidí por el Primitivo porque es el más montañoso, el menos concurrido, y porque es el único que podía hacer entero en quince días.

Si no sabes qué es el Camino Primitivo, en esta página te lo cuento.

Mi relato, sin embargo, continúa el 26 de septiembre, cuando a las 10:57, 20 minutos más tarde de lo que marcaba el horario, he cogido el tren hacia Oviedo. Allí me esperaba Natalia.

Hacia León, con retraso

Pero antes de hablaros de Natalia, dejadme hablaros del tren. Porque realmente el que he cogido no iba hacia Oviedo, sino hacia León. Y no sabéis cómo de difícil es encontrar, en la web de Renfe, un tren que sirva para ir de Lleida a Oviedo, o a Santiago. Porque uno se planifica los viajes con un poco de tiempo, busca el tren para al cabo de tres meses, y resulta que la página de Renfe te dice que no existen trenes haciendo ese recorrido. Y resulta que sí, que el problema no es el recorrido, sino que Renfe no vende billetes a tantos días vista. Total, que no sé como, supongo que gracias a Google, sabía que la línea existía, y en algún momento decidí buscarlo como si tuviera que viajar el día siguiente y no a los tres meses.

Resumiendo, que el tren iba hacia León. Y allí he tenido que hacer transbordo, y he pensado que tenía más tiempo del que realmente tenía, y mientras me comía un donut un revisor me ha dicho que estaba a punto de perder el tren hacia Oviedo. Pero finalmente no lo he perdido.

La Regenta, en la plaza de la Catedral · Camino Primitivo de Santiago
La Regenta, en la plaza de la Catedral.

El Camino de San Salvador

El viaje de León a Oviedo es fantástico. Lento, eso sí, muchísimo, que es un recorrido muy empinado. Y gran parte del recorrido es dentro de túneles, pero cuando sales fuera, las vistas son espectaculares. De hecho, de León a Oviedo está el Camino de San Salvador: 130 km de paisajes preciosos divididos en 5 etapas bastante duras, sin paradas intermedias ni casi pueblos donde poder comprar comida. De hecho, dicen que Quien va a Santiago y no al Salvador, honra al criado y deja al Señor, en referencia a la Catedral de San Salvador, de Oviedo, donde se conservan reliquias muy célebres durante la Edad Media.

Oviedo

Cuando he llegado a la estación de Oviedo, fuera ya me esperaba Natalia, la couchsurfer que se ha ofrecido para alojarme esta noche y enseñarme rápidamente Oviedo. Y la verdad es que mucho tiempo no hemos tenido: hemos hecho un paseo largo por el casco antiguo, y hemos cenado una estupenda hamburguesa. Me han gustado, tanto el casco antiguo como la hamburguesa. Hemos charlado un rato con Natalia, y he descubierto la Bursera graveolens o Palo santo, que es un árbol cuya madera se utiliza como ambientador y purificador del aire, y el aceite como antidepresivo, diurético, sedante y algo más. Realmente, el olor es muy agradable, y, no lo sabía, pero me acompañaría durante el viaje. También, agradable, ha sido la música.

Como la intención inicial era comenzar a caminar muy temprano, tratándose de un muy temprano de domingo de vacaciones, no hemos alargado mucho la charla. Tenía, por delante, doce días de camino.

Continúa en ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.