Que es el Camino Primitivo

El camino original de Santiago

El Camino primitivo es el camino de Santiago más antiguo. Transcurre entre los 313 kilómetros que separan Oviedo de Santiago de Compostela, cruzando la mitad occidental de Asturias y la mitad oriental de Galicia.

Camino no muy conocido hasta hace poco, está ganando muchos adeptos por la cierta dificultad que conlleva, por los paisajes magníficos que cruza, pero sobre todo, por la moderada afluencia de peregrinos (al menos, en el año 2015). En Melide, se une con el Camino francés, y algunos peregrinos lo hacen como una variante final del Camino del Norte.

Las 12 etapas del Camino primitivo

Divi WordPress Theme

Que es el Camino primitivo
Estatua de Alfonso II El Casto en Santiago

El antiguo camino

Según la tradición, en el año 813 el ermitaño Pelayo, que vivía en un bosque donde hoy está la iglesia de San Félix de Solovio, vio durante varias noches seguidas unas luces misteriosas sobre un montículo del bosque. Tras comentarlo con el obispo, se dirigieron hacia el montículo y encontraron una antigua capilla con el sepulcro de una persona a la que habían cortado la cabeza, y que el obispo identificó como el Apóstol Santiago el Mayor, fallecido en el año 44, enterrada junto con dos cuerpos más, los de sus dos discípulos, Teodoro y Atanasio.

En el siglo IX, Galicia formaba parte del extenso Reino de Asturias, que en época de Carlomagno era gobernado por el rey astur Alfonso II El Casto. Cuando este se entera del descubrimiento, decide ir a visitar la capilla, convirtiéndose en el primer peregrino de la historia, y marcando lo que será el primer camino de Santiago, el Camino primitivo. Sobre la capilla ordena construir una iglesia, que a la larga acabaría convirtiéndose en la Catedral de Santiago.

Al cabo de poco tiempo, el camino que cruzaba las montañas asturianas se llenó de peregrinos que querían venerar los restos del Apóstol. Posteriormente, con la expansión hacia el sur de los reinos cristianos, queda bajo su control la antigua ruta romana que unía Burdeos con Astorga, pasando por Pamplona, Burgos y León. Se establece esta ruta como base de la peregrinación clásica hacia Santiago, después de hacer algunos cambios en su recorrido, sobre todo para hacerla pasar por zonas más pobladas y más accesibles, especialmente en invierno.

Apogeo, caída y recuperación

Santiago se convierte, durante toda la edad media y moderna, en un importante centro de peregrinación de fieles que llegaban de toda Europa. Pero después de la Revolución Francesa, con la secularización de la sociedad europea, y la posterior pérdida de alojamientos debida a las desamortizaciones de los bienes religiosos del siglo XIX, el Camino empieza a caer en el olvido y casi desaparece durante las décadas centrales del s. XX.

En 1993, coincidiendo con el Año Santo Compostelano, el gobierno gallego lanza la campaña Xacobeo 93, a fin de promover el Camino no solo como hecho religioso sino como reclamo turístico, restaurando y potenciando la ruta, mejorando las señalizaciones, promoviendo la creación de albergues… Desde entonces, el número de peregrinos no ha parado de crecer, y el de variantes del Camino tampoco, ya que se han ido recuperando antiguos caminos, hasta llegar a catalogar 286, que recorren 80.000 km en 28 países.

El camino primitivo de Santiago
Indicador del Camino de Santiago

La mejor época para hacerlo

Normalmente, la mejor época para hacer las cosas es cuando se puede. Si se puede en varias épocas del año, aquí ya se deben tener en cuenta varios factores.

Carme y Víctor, bajo la lluvia del Camino primitivo
Carme y Víctor, bajo la lluvia del Camino primitivo

Invierno: el día es corto, hace más frío, y por la parte que transcurre dentro de Asturias es muy habitual (supongo que cada vez menos, pero), encontrar nieve. La nieve, aparte de pedir más esfuerzo físico, puede desdibujar el camino, o directamente ocultarlo. Tampoco sería de extrañar encontrar niebla. Es la época con menos peregrinos, y por tanto puede encontrar algunos albergues cerrados.

Verano: buen tiempo, días muy largos, y la época con más afluencia de peregrinos, que durante el Camino primitivo quizás no influye demasiado, pero con la unión con el Camino francés, puede parecer El Corte Inglés en rebajas.

Primavera y otoño: en el ámbito paisajístico, seguramente es la mejor época, teniendo en cuenta el balance entre belleza e inclemencias meteorológicas. Quizás también es cuando más llueve, pero es mucho mejor lluvia que no nieve o niebla. En cuanto a afluencia de peregrinos, es temporada media.

Yo fui a finales de septiembre: allá arriba tienen el veranillo de San Miguel, y la primera semana tuvimos muy buenos días, algunos con calor y todo. Luego vinieron tres días seguidos de lluvia, y los demás, aunque no llovió, ya no parecían días veraniegos.